jueves, 30 de mayo de 2013

Calero, trabajador del banano (Costa Rica, 1940)


No te conozco. En las páginas de Fallas leí tu vida,
gigante oscuro, niño golpeado, harapiento y errante.

De aquellas páginas vuelan tu risa y las canciones
entre los bananeros, en el barro sombrío, la lluvia y el
sudor.
Qué vida la de los nuestros, qué alegrías segadas,
qué fuerzas destruidas por la comida innoble,
qué cantos derribados por la vivencia rota,
qué poderes del hombre deshechos por el hombre!

Pero cambiaremos la tierra. No irá tu sombra alegre
de charco en charco hacia la muerte desnuda.
Cambiaremos, uniendo tu mano con la mía
la noche que te cubre con su bóveda verde.

(Las manos de los muertos que cayeron
con éstas y otras manos que construyen
están selladas como las alturas andinas
con la profundidad de su hierro enterrado.)

Cambiaremos la vida para que tu linaje
sobreviva y construya su luz organizada.
Pablo Neruda

2 comentarios:

  1. ...gigante oscuro , niño golpeado harapiento y errante... Poesía suprema, belleza poética y denuncia social

    ResponderEliminar
  2. ...gigante oscuro , niño golpeado harapiento y errante... Poesía suprema, belleza poética y denuncia social

    ResponderEliminar